06 septiembre 2018

Habrá nuevo director de bomberos

Ana Guizar
La Paz, Baja California Sur.- Los regidores electos Pavel Castro Ríos y Cecilia Higuera Murillo dieron a conocer la convocatoria de consulta para elegir al próximo director del Cuerpo de Bomberos de esta ciudad capital para el periodo 2018-2021.

Durante la rueda de prensa, Castro Ríos señaló que con el propósito de reconocer los trabajos de esta corporación el nuevo Gobierno Municipal electo, en apego a la cuarta transformación que está viviendo el país, abre la oportunidad para que los miembros activos del Cuerpo de Bomberos elijan a quien deberá encabezar los esfuerzos que en conjunto llevan a cabo en beneficio de la ciudadanía.

El regidor explicó que la asamblea consultiva se llevará a cabo el próximo domingo 9 de septiembre, misma que iniciará en punto de las 10 de la mañana con el registro de los aspirantes y, posterior a ello, dará inicio la asamblea electiva en la sala de conferencias del H. Cuerpo de Bomberos.
https://www.elsudcaliforniano.com.mx/municipios/habra-nuevo-director-de-bomberos

09 enero 2018

Rollover, flashover y backdraft: La importancia del uso correcto de la terminología


 ¿Porqué se suelen denominar a los contenedores de prácticas contenedor de flashover?, si atendemos a la definición ISO o a la de la NFPA un flashover es un fenómeno de transición en un incendio confinado en el que los combustibles que no estaban implicados en el incendio comienzan a arder por efecto de la radiación proveniente de la capa de gases. Sin embargo, los ejercicios más habituales en los contenedores de prácticas se basan en observar la formación de rollover y en el control de la capa de gases y no de que se produzca un flashover en el interior ya que lo normal es que no haya más combustible que el colocado en el horno y que es el que participa en el fuego (salvo los participantes y sus equipos, claro).

Colocar una masa combustible (una mesita de noche por ejemplo) en el contenedor buscando su ignición por la radiación de la capa de gases con personal en el interior podría suponer graves lesiones para los participantes ya que la radiación se multiplicaría con un nuevo foco a tan corta distancia a niveles superiores a las que son capaces de soportar los EPP convencionales.

Bajo esta perspectiva ¿Podemos considerar adecuada la denominación contenedor de flashover cuando este fenómeno no suele observarse en las prácticas en estas instalaciones?

Por otro lado, es común encontrar en temarios y manuales referencias a la clasificación que hicieron Giselson y Rosander que englobaban una serie de fenómenos observados en la capa de gases generados en incendios confinados bajo variantes de flashover. Sin embargo, hace más de diez años que esta terminología ha sido abandonada en las escuelas de formación de bomberos suecas en favor de la terminología ISO, por lo que no parece tener demasiado sentido que se siga estudiando y preguntando.

En este artículo, publicado en el número 52 de la revista Prevención de incendios se revisa la terminología empleada actualmente y la incorporación de nuevas definiciones como Rapid Fire Progress y Fire Gas Ignition y su justificación.

Fuente:

Puedes acceder a la versión on line aquí:

Alvaro Fernández K.- B61



08 enero 2018

Los bomberos son los profesionales con las tasas más altas de melanoma

Los bomberos son los profesionales con las tasas más altas de melanoma

El porcentaje de bomberos afectados por melanoma es diez veces mayor que el de la población general.

Los bomberos son los profesionales con las tasas más altas de melanoma según la Universidad de Miami. Superan de largo las probabilidades que tiene una persona de padecer este tipo de cáncer. Cualquier ciudadano tiene un 0,01 por ciento de posibilidades de desarrollar melanoma, pero los bomberos tienen un 0,7 por ciento.

“Hay sustancias químicas en el ambiente de trabajo que, cuando los bomberos entran en contacto con ellas, aumenta el riesgo de que desarrollen específicos cánceres de piel", ha explicado Alberto Caban-Martínez, autor principal del estudio.

Los especialistas contaron para su estudio con 2.399 bomberos, de entre los cuales se contabilizaron 119 casos de cáncer de piel. En el caso concreto del melanoma, la edad media de los afectados en el tiempo del diagnóstico era de 42 años.

Caban-Martínez ha destacado que, tras los resultados de la investigación, es conveniente que se lleven a cabo revisiones periódicas de la piel de los bomberos: "Si el médico primario tiene un paciente que es bombero, los resultados sugieren que el experto realice un reconocimiento completo de la piel del paciente y le informe de la protección contra el cáncer de piel".




Recuerda, la prevención comienza en estar concienciado. Exige medidas de prevención en tu Servicio.


Fuente: redaccionmedica.com 


https://www.redaccionmedica.com/secciones/dermatologia/-que-profesion-tiene-mas-probabilidad-de-desarrollar-cancer-de-piel--9563 

05 enero 2018

Método de cálculo de presión y rpm


MÉTODO ABREVIADO 

El método matemático convencional es absolutamente inoperativo para nosotros, de manera que necesitamos una alternativa que nos permita aproximarnos con seguridad a esos cálculos y  que, a su vez, nos sea útil en una intervención.

Nosotros sabemos que las lanzas convencionales necesitan 7 bar en lanza para garantizar los caudales que marcan los selectores y que vamos a perder 1 bar de presión por cada 10 m de altura. Así que vamos a contar con, al menos, esa presión a la hora de hacer todos los cálculos.

Si queremos trazar la curva de la instalación para los cuatro caudales más habituales en nuestras lanzas (50, 100, 150 y 230 lpm) y para nuestra bomba y una instalación concreta, haremos lo siguiente:

Imaginemos que tenemos un incendio en una vivienda en un 10º piso. Y se hace una instalación de 25 mm con 7 mangueras.

Para calcular la pérdida de carga y las necesidades de presión utilizamos el método de la mano que ya expuse en otra entrada (exclusivo para mangueras de 25 mm):



Con lo cual obtenemos los siguientes cálculos:

Para 50 lpm = 7 x 0,5 + 3 + 7 = 13,5 bar
Para 100 lpm = 7 x 1 + 3 + 7 = 17 bar
Para 150 lpm = 7 x 1,5 + 3 + 7 = 20.5 bar
Para 230 lpm = 7 x 4 + 3 + 7 = 38 bar
Anotamos esos cálculos y miramos la curva de nuestra bomba, que normalmente debe ir en la trasera de nuestro vehículo, en el cofre de la propia bomba. Ahí podremos ver las rpm que según fabricante son necesarias para que la instalación proyecte los requerimientos operativos de caudal que demande el operador de lanza a nuestra instalación, en cuanto a necesidades de velocidad del agua y sección de salida generada por la posición del selector caudal escogido.


Si vemos la gráfica de una de las bombas más comunes, la NH30 de Rosenbauer, podemos ver que para caudales de 150 lpm o menos, la bomba se va a situar por debajo de las 3.200 rpm. Sin embargo, para proporcionarnos 38 bar con el caudal que necesitamos, se nos va a ir a unas 3.800 rpm.



Como vemos en la curva de esta bomba. Con 4.200 rpm si tenemos las salidas cerradas sabemos que la bomba se sitúa en los 50 bar de presión estática. Si mantenemos esas 4.200 rpm, pero abrimos una lanza con el selector de caudal en 100 lpm, la presión va a bajar a unos 48 bar. Si abrimos una lanza con 400 lpm vemos que la presión va a descender hasta los 40 bar. Lo mismo ocurre con las 3.200 rpm. Si bien la presión estática se va a situar en los 32 bar, si abrimos un caudal de 400 lpm la presión va a descender hasta los 25 bar. Siendo ese el máximo caudal que va a proporcionar la etapa de alta de esta bomba (existe otra gráfica para la etapa de baja, cuyo máximo caudal son los 3.000 lpm).

En nuestro caso, como sabemos que necesitamos 38 bar y 230 lpm,, podemos ver que más o menos las rpm que se nos va a solicitar se sitúan entre ambas, y van a ser unas 3.800.

En cuanto a los cálculos del método de la mano son bastante aproximados (comprobados mediante la fórmula de Darcy Weisbach), así que podemos darlo por válido dada su operatividad.

¿Para qué puede servirnos este método?

Si, por alguna razón, carecemos de manómetro de alta y disponemos de cuenta revoluciones, podemos saber cuáles son necesarias para garantizar el caudal en punta de lanza.

Si disponemos de manómetro usaremos el método de la mano directamente con él. Si carecemos de manómetro, usaremos el método de la mano y con la curva de la bomba podremos ver cuántas rpm necesitamos aproximadamente para garantizar a los compañeros un caudal óptimo.


18 diciembre 2017

21 noviembre 2017

Zonas de exposición de los equipos de protección

Es nuestra opinión que el capuz o verdugo (monja) usado como un dispositivo de transición entre la máscara y el chaquetón se debe mejorar. Nuestro argumento ha sido que la monja  tiene la difícil función de “conectar” varias partes del equipo de protección, que incluyen la máscara del equipo de aire, el casco y cubiertas para los oídos y el cuello del abrigo.
Aún cuando todas estas prendas se coloquen correctamente y sean usadas según las instrucciones de los fabricantes, hay partes de la cabeza y la cara que quedan expuestas debido a la forma en que el verdugo (monja) se usa habitualmente en los distintos servicios de bomberos como parte del equipo de protección.
Nos hacemos aún más eco del clamor de muchas organizaciones debido al aumento inaceptable en la tasa de ciertos tipos de cáncer que afectan a los bomberos.

Los riesgos de la exposición
Mientras que los estudios epidemiológicos recientes parecen demostrar de manera concluyente que los bomberos sufren tasas más elevadas de cánceres específicos en comparación con la población general, es una tarea relativamente difícil establecer científicamente la relación de causa/efecto entre la exposición en los incendios estructurales y la aparición de enfermedades crónicas específicas, entre ellas el cáncer.
Aún así, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer ha clasificado la lucha contra incendios como “posible cancerígeno” y puede cambiar sus conclusiones para declararlo “probablemente cancerígeno”.
La exposición a agentes causantes de cáncer se produce en la escena del incendio, así como tras la extinción, sobre todo si la ropa no se limpia. Es sabido por los bomberos que después de los trabajos en un incendio estructural, sus uniformes de trabajo, la ropa interior, el pelo, e incluso su piel pueden seguir oliendo a humo, a veces incluso después de varias duchas.
El hecho es que el humo del fuego, que se compone de partículas diminutas, penetra fácilmente en el equipo. Y el problema es las partículas de carbono no quemado, que constituyen la mayor parte de ese humo, llevan con ellas los gases tóxicos del proceso de combustión.

Estudio de la infiltración de partículas
A pesar de que el humo parece una masa densa y compacta, sus partículas son en realidad muy pequeñas - la mayoría tienen un diámetro de menos de una fracción de una micra (aproximadamente cienmilesima de pulgada). No es de extrañar que estas partículas penetren en la piel. Sin embargo, las capas de barrera para la humedad utilizados en los equipos, guantes y calzado evitarán que partículas, incluso de ese tamaño, se infiltren en la ropa.
Para demostrar cómo los bomberos pueden resultar contaminados por el humo, la Asociación Internacional de Bomberos encargó ensayos completos de exposición de partículas al Research Triangle Institute a principios de enero. Esta evaluación se realizó con un equipo de protección usado junto con un equipo de aire y llevado por un sujeto de prueba en una cámara cargadas de partículas .
La evaluación se realizó según los procedimientos de prueba del Departamento de Defensa basados en un test de detección de un aerosol fluorescente donde el individuo fue sometido a una alta concentración de polvo de sílice, de tamaño de partícula entre 0,1 a 10 micras, visibles con un trazador fluorescente. El sujeto de prueba realizó diferentes movimientos en un periodo de media hora mientras que las partículas eran introducidas en la cámara por una corriente de aire a 10 mph.
Tras la exposición, se limpió el exterior de las prendas y el equipo se retiró cuidadosamente para evitar la transferencia de partículas del exterior al interior. Una fotografía con luz negra de la persona sin el equipo, antes y después de la exposición, sirve para detectar las zonas donde las partículas penetraron el equipo de protección.
Las siguientes imágenes muestran el test y donde se observó la infiltración de partículas.
  





Los resultados
Estos resultados son muy significativos porque confirman la sospecha de que la exposición más significativa se produce en la cara y el cuello, zonas vulnerables que no está protegidas por la máscara del equipo de aire. Las fotografías también muestran partículas que penetran a través del cierre frontal del chaquetón y entre el chaquetón y el pantalón.
También se observaron bajos niveles de penetración de partículas en el espacio entre la manga y el guante. Pero relativamente sorprendente fue la intensidad de la contaminación en las pantorrillas por encima de la línea de las botas a pesar de la amplia coincidencia entre los pantalones y las botas.
Lo que estas imágenes demuestran que lo que siempre hemos sabido, pero que nunca hemos querido admitir, es verdad. El humo penetra fácilmente la ropa, principalmente en zonas de superposición entre prendas, y sirve como vía de exposición a sustancias tóxicas para los bomberos en los incendios.
Esta evidencia debe obligar a los bomberos a pensar seriamente en tomar medidas de higiene tras cada intervención. Esto incluye la realización de descontaminación en bruto del equipo en la escena, tomar una ducha tan pronto como sea posible, así como el cambio de guantes y someter el equipo a una limpieza completa después de cada incendio estructural.

Las imágenes también pone de manifiesto que la industria que provee de equipos a los servicios de bomberos debe reconsiderar la forma en que diseña las zonas de solape entre prendas mediante el desarrollo de sistemas sin ser un engorro supongan una menor infiltración de partículas.
Una cosa es escribir y hablar acerca de la exposición de bomberos a sustancias tóxicas, pero otra cosa totalmente diferente es cuando las imágenes muestran el verdadero alcance de una exposición que no puede ser ignorada.

Artículo original publicado en Fire Chief.
http://www.fundamentosparabomberos.es/publicaciones/articulos/256-zonas-de-exposicion-de-los-equipos-de-proteccion

17 noviembre 2017

Cuidados del Equipo de Protección Personal

PPE: Clean, Maintain and Store
BY PATRICIA FREEMAN ON OCT 1, 2016
PPE: Clean, Maintain & Store
BY PATRICIA FREEMAN ON OCT 1, 2016
El servicio de bomberos se ha vuelto extremadamente consciente de la salud, y con razón. La limpieza, el mantenimiento y el almacenamiento adecuados de la ropa protectora son esenciales para mejorar la salud y la seguridad de los bomberos. Sin embargo, hay algunos conceptos erróneos sobre el PPE que podrían obstaculizar la capacidad de un bombero de adoptar un enfoque centrado en la salud en estos temas. Con eso en mente, vamos a disipar algunos mitos con hechos.

Mito: si lavo mi equipo con demasiada frecuencia, perderá algo de su resistencia a la llama.
Hecho: Las telas especiales que conforman su sistema de participación de tres capas, independientemente del fabricante, NO perderán calor o resistencia a las llamas, independientemente de la cantidad de veces que se lavan. Estas características son inherentes a las fibras de base, lo que significa que no se pueden lavar o disipar con el uso.

Mito: el equipo sucio es el signo de un veterano experimentado.
Hecho: equipo sucio es el signo de un bombero sin educación. La verdad es que los subproductos de la combustión son combustibles. Incluso con las características inherentes, la resistencia a la llama y al calor puede verse comprometida si la prenda se usa en una condición extremadamente sucia. Por ejemplo, una fibra tal como el polibencimidazol (PBI) normalmente no se encenderá a menos que esté en presencia de un entorno enriquecido con súper oxígeno. Sin embargo, si una tela PBI se sumerge en combustible diesel y luego se somete a llamas, el combustible se quemará hasta que no quede nada, lo que resulta en que la tela de la cubierta de PBI se consuma por completo. Además, los bomberos están sujetos a muchos químicos y contaminantes diferentes, todos los cuales pueden ser absorbidos por el equipo de protección y muchos de los cuales son peligrosos para la salud de los bomberos. La limpieza avanzada de los equipos de protección es imprescindible para proteger al bombero.


Mito: donde almaceno mi equipo es más importante que cómo guardo mi equipo.
Hecho: donde guarda su equipo y cómo almacena su equipo son factores igualmente importantes. El equipo que se almacena húmedo, o se almacena donde hay humedad, puede desarrollar moho y otros hongos. Además, el almacenamiento de equipos sucios hará que las impurezas se incruste más profundamente en las fibras de la tela. Si está almacenando equipo sucio, también está almacenando todos los contaminantes que pueden estar presentes en ese engranaje.

Mito: Mientras enjuague mi equipo después de cada exposición, no hay necesidad de lavar más.
Hecho: aunque el enjuague en la escena es muy eficaz para eliminar la suciedad y la suciedad de la superficie, no reemplaza a una limpieza avanzada. NFPA 1851 divide la limpieza en dos niveles: rutina y avanzado. La limpieza de rutina es realizada por el usuario en la escena y no utiliza ni requiere ninguna acción mecánica. La limpieza avanzada siempre se realiza con una acción mecánica (es decir, extractor) y se requiere que se realice al menos una vez al año como mínimo o siempre que una limpieza de rutina sea obviamente insuficiente para eliminar la suciedad y la mugre. Enjuagar con agua fría (limpieza de rutina) simplemente no es suficiente para eliminar todos los contaminantes a los que los bomberos están expuestos regularmente.

Mito: pequeñas manchas, quemaduras o cortes en mi equipo de protección pueden ser ignorados siempre que sean pequeños.
Hecho: una brecha en cualquier capa de la ropa de protección debe abordarse de inmediato. El humo, los productos químicos, el calor y otros peligros de la lucha contra incendios pueden entrar a través de cualquier ruptura en la envoltura protectora, independientemente de cuán aparentemente insignificante.

Mito: Mi equipo de respaldo no es tan importante como mi conjunto principal, ya que solo se usa si mi equipo principal por alguna razón no está disponible.
Hecho: su equipo de "respaldo" se convierte en su equipo de primera línea en el momento en que lo realiza, y debe ser tratado con el mismo cuidado y mantenimiento que su equipo principal. Cualquier equipo de protección debe ser considerado como su protección principal.

Disipar los mitos
Entonces, ¿cómo disipar los mitos y cuidar la ropa de protección? Los siguientes requisitos son según NFPA 1851: Estándar de selección, cuidado y mantenimiento de conjuntos de protección para incendios estructurales y lucha contra incendios de proximidad, edición de 2014. Nota: Este estándar es un documento bastante completo para el usuario, y todo el personal de bomberos debe leerlo para obtener una imagen más completa de la limpieza, el mantenimiento y el almacenamiento del PPE.

La forma correcta de realizar una limpieza avanzada (lavado mecánico):
Lavado con Lavadoras de carga frontal (también conocidas como extractores) son preferibles.

  • ü  No sobrecargue la máquina.
  • ü  Pretratar áreas muy sucias o manchadas.
  • ü  Separe los caparazones exteriores de los revestimientos, retire los dispositivos de rescate y los tirantes, y lave independientemente.
  • ü  Dé la vuelta al sistema de revestimiento.
  • ü  Todos los cierres (cremalleras, ganchos y anillos en D, felpa y lazo) deben sujetarse antes del lavado.
  • ü  La temperatura del agua no debe exceder los 105 grados F.
  • ü  Use un detergente suave (factor de pH de 6.0 a 10.5), como se indica en la hoja de datos de seguridad o en el envase del producto.
  • ü  Ajuste la lavadora de modo que la fuerza g no exceda los 100 g (siga las instrucciones del fabricante de la máquina para la configuración adecuada o la selección del programa).
  • ü  Inspeccione después de limpiar y vuelva a lavar si es necesario.
  • ü  Seque en un área con buena ventilación; NO secar a la luz solar directa.
  • ü  Asegúrese de que todos los cierres estén sujetos antes del secado.
  • ü  Si la máquina se seca, no sobrecargue la capacidad de la máquina; use la opción "sin calor" o "solo aire seco".
  • ü  Si se seca la máquina, la temperatura de la cesta no debe exceder los 105 grados F.

La forma correcta de realizar una limpieza avanzada (lavado mecánico):
Lavado con Lavadoras de carga frontal (también conocidas como extractores) son preferibles.

  • ü  No sobrecargue la máquina.
  • ü  Pretratar áreas muy sucias o manchadas.
  • ü  Separe los caparazones exteriores de los revestimientos, retire los dispositivos de rescate y los tirantes, y lave independientemente.
  • ü  Dé la vuelta al sistema de revestimiento.
  • ü  Todos los cierres (cremalleras, ganchos y anillos en D, felpa y lazo) deben sujetarse antes del lavado.
  • ü  La temperatura del agua no debe exceder los 105 grados F.
  • ü  Use un detergente suave (factor de pH de 6.0 a 10.5), como se indica en la hoja de datos de seguridad o en el envase del producto.
  • ü  Ajuste la lavadora de modo que la fuerza g no exceda los 100 g (siga las instrucciones del fabricante de la máquina para la configuración adecuada o la selección del programa).
  • ü  Inspeccione después de limpiar y vuelva a lavar si es necesario.
  • ü  Seque en un área con buena ventilación; NO secar a la luz solar directa.
  • ü  Asegúrese de que todos los cierres estén sujetos antes del secado.
  • ü  Si la máquina se seca, no sobrecargue la capacidad de la máquina; use la opción "sin calor" o "solo aire seco".
  • ü  Si se seca la máquina, la temperatura de la cesta no debe exceder los 105 grados F.
  • ü  .


La forma correcta de mantener tu equipo:
El usuario debe inspeccionar rutinariamente el equipo después de cada uso, en busca de signos de daños. Si se presenta algún tipo de daño, decoloración o degradación, la prenda debe enviarse al oficial de seguridad u otra autoridad competente para su posterior evaluación.
NFPA 1851 requiere que las reparaciones de campo sean realizadas por el fabricante original, un proveedor de servicios independiente verificado (ISP) o un miembro del departamento que haya tenido el nivel de capacitación requerido.
Todas las reparaciones se harán siguiendo las indicaciones y normas de la NFPA utilizando materiales autorizados. 
Las reparaciones básicas se limitarán a lo siguiente: parcheo de rasgaduras menores, marcas de carbón y quemaduras de brasas; reparación de puntadas salteadas, rotas y faltantes; reemplazo de herraje faltante, excluyendo el herraje que es parte del sistema de cierre positivo; reenganche del forro de una prenda después de la inspección completa de retire del forro.
Cuando realize reparaciones, retire el forro para evitar daños al mismo. 
Las reparaciones deben hacerse a todas las capas de la prenda que se han dañado. Si hay una rasgadura o una quemadura en el caparazón exterior, compruebe el forro térmico y la barrera de humedad para asegurarse de que estas capas no se vean afectadas.
Los parches se deben limitar a 32 cm2 (5 in2). Los bordes del parche deben extenderse por lo menos una pulgada en todas direcciones del area dañada.  
Cuando instale un parche en la carcasa exterior, se recomienda que el interior de la tela también se recargue para evitar daños adicionales por lavado y desgaste general.

Si reemplaza el borde o la moldura de cubierta con una opción, cualquier moldura cubierta debe ser reemplazada. Los parches de recorte no deben exceder las 3 pulgadas de largo y deben extenderse 1 pulgada más allá del área dañada, con un máximo de 2 parches por banda de corte permitida.

Para volver a coser más de 1 pulgada de una capa externa, debe consultar al fabricante.
Las reparaciones de las costuras de la barrera de humedad requieren consultar al fabricante.

El fabricante siempre debe ser consultado si no está seguro de la complejidad de la reparación.


En suma
El PPE es una línea de defensa crítica contra el entorno peligroso en el que desempeñas tus funciones. Mantener su equipo limpio, bien mantenido y almacenado adecuadamente, contribuye a su salud y seguridad.

Patricia Freeman es la gerente de servicios técnicos de Globe Manufacturing Company.


Por consiguiente: Educar a los clientes sobre el PPE
"¿Cómo se asegura de que el equipo esté bien mantenido y limpiado adecuadamente? Eso implica educar a cada usuario final individual. Ya no es solo una pregunta del departamento; significa que el usuario necesita comprender las limitaciones de su equipo y cómo mantenerlo, por lo que continuará protegiéndolo durante un largo tiempo. Ese proceso educativo es continuo y continuo; es un gran problema que tomamos muy en serio

Debido a la cantidad de carcinógenos y el impacto en los bomberos, hay mucha más comprensión de que el equipo sucio no es una insignia de honor; es peligroso. Los bomberos deben tomar las medidas adecuadas después de cada exposición con su equipo, ya sea que se trate de algún tipo de descontaminación de campo o de que se pueda pasar a través de un extractor, dependiendo de la exposición. Algo de eso es un problema cultural que está comenzando a ganar algo de atención. La gente está entendiendo que no es así como quieres verte; así es como quieres evitar mirar a medida que avanzas. Y el bombero no puede contribuir al problema al continuar usando equipo sucio y contaminado. Es más fácil decirlo que hacerlo. Requiere dos juegos de equipo en un departamento ocupado. También significa que tienen que tener un proceso donde el equipo se pueda limpiar regularmente y con frecuencia, y hay una consecuencia para hacer eso.


El equipo de participación no dura para siempre; ningún producto protector lo hace. Pero cuando piensas que a menudo se usa todos los días durante horas, durante años, tiene una vida útil enorme, incluso si esa vida no dura para siempre. Y cuanto más se expone a todo (químicos, luz solar, luz fluorescente, contaminantes, lavado), todos degradan el producto. Por lo tanto, no es realista pensar que si lo lavó todos los días, se iba a poner de pie y duraría tanto tiempo. Pero si te estás involucrando en exposiciones serias, debes asegurarte de que se aborden y que el equipo permanezca limpio o de lo contrario el sacrificio ya no es para el equipo; es para su salud y la salud de los otros bomberos de su equipo ".


— Mark Mordecai, director de Business Development, Globe


Traducción de Álvaro Fernández K. - B61
Fuente:
http://www.firehouse.com/article/12244734/firefighter-ppe-supplement-clean-maintain-store?utm_source=FH+Safety+%26+Health&utm_medium=email&utm_campaign=CPS171026023&rdx.ident%5Bpull%5D=omeda%7C3004I4591189C0H